domingo, 22 de abril de 2018

VALLE DE RONCAL 1/7

     Nos situamos en el nordeste de Navarra para hacer una preciosa y larga ruta que comienza destacando por su monumentalidad y después, según vamos entrando en el Valle de Roncal, por sus bellísimos espacios naturales y sus preciosos pueblos. Iremos recorriendo el valle de sur a norte, sumergiéndonos de lleno en el Pirineo navarro, hasta llegar a su cabecera en la frontera con Francia, donde nos adentraremos ligeramente para visitar otras dos maravillas naturales, y volviendo de nuevo a territorio español para terminar en la famosísima Selva de Irati con sus extensos hayedos.

      Empezamos en Sangüesa, villa bañada por el río Aragón, el cual se cruza por un espectacular puente de hierro que nos deja junto a la iglesia de Santa María la Real. Tiene ésta una de las mejores portadas-retablo de toda Navarra, con profusión de imágenes y representaciones bíblicas, además de un triple ábside románico y una torre octogonal almenada coronada por una estructura cónica.

      Siguiendo por la calle Mayor pasamos por el ayuntamiento, de estilo renacentista, con grandes arcos de medio punto y un buen voladizo con artesonado en planta alta. Cerca está el castillo-palacio del Príncipe de Viana, con dos altos torreones almenados, y que actualmente es un centro cultural. Destacar también la iglesia fortificada de Santiago, con otra buena torre almenada.

     Tras abandonar Sangüesa llegamos al Castillo de Javier, cuna de San Francisco Javier, patrón de Navarra. Se trata de un gran edificio de ingeniería defensiva al que va adosado el santuario. Para acceder al interior debemos atravesar tres puertas: una primera, situada en la barbacana, con arco de medio punto y ladronera encima; una segunda de arco apuntado y blasón, de la que salen cadenas para subir y bajar un puente levadizo que salva un foso; y una tercera, también de arco ligeramente apuntado, con tres blasones y ladronera encima, que nos introduce en el recinto principal.

      Destacan una torre poligonal, situada en un extremo, que está llena de ladroneras, y la Torre del Homenaje, más sencilla pero de gran altura, con buenas vistas de la cercana Sierra de Leyre.

     En las dependencias interiores veremos una magnífica exposición sobre la vida de San Francisco Javier, con ologramas que representan algunos de los principales momentos y milagros ocurridos en ella.





Iglesia de Santa María de Sangüesa



Santuario del Castillo de Javier

SALUDOS

EL RURAL

... / ...



miércoles, 21 de marzo de 2018

Relatos relativamente relativos

Nuestro amigo Juan Fran Núñez Parreño ha publicado un nuevo libro de relatos que os recomendamos vivamente.

Aquí os dejamos donde saber un poco más de él.

https://espacioulises.com/libreria/relatos-relativamente-relativos/

¡Enhorabuena, Juan Fran!

sábado, 17 de marzo de 2018

Fallo del V Concurso de relatos hiperbreves ma non troppo “La siguiente la pago yo"


El Jurado del V Concurso de relatos hiperbreves ma non troppo “La siguiente la pago yo”, reunido el día 15 de marzo de 2018, ha resuelto conceder los siguientes premios:

1er Premio, al relato titulado “El punto rojo”, escrito por Virginia Reguera Parra.

2º Premio, al relato titulado “Las filas del mal”, escrito por Jesús Miguel Valls López.

3er Premio, al relato titulado “Espectros”, escrito por Susana Romero Martín.

Los relatos premiados serán publicados en las próximas semanas en el blog “La siguiente la pago yo” (http://lasiguientelapagoyo.blogspot.com.es/).

La entrega de los premios tendrá lugar en Madrid, la noche del viernes, 25 de mayo de 2018, en el lugar y hora que se anunciarán en breve.

El Jurado expresa su agradecimiento a todos los participantes, por la generosidad de compartir sus relatos, y da la enhorabuena a los premiados.

Madrid (España), 17 de marzo de 2018.

lunes, 12 de marzo de 2018

Un año más, tal día como hoy


No recuerdo cuántos, pero hace ya algunos años, tal día como hoy, sucedió un milagro. Que aunque no existan, a veces parece que sí. Y después de poner pie y medio en el más allá, a mi amigo Luismi, como diría Krahe, le dio por resucitar. Creo que no he recibido en mi vida una lección como esa, porque por entonces tenía a mi amigo muy lejos, demasiado lejos. Pocas veces me he sentido tan estúpido como cuando me dijeron que no iba a durar ni un día más, y tan culpable por no poder decirle a tiempo que todo habían sido malentendidos, que en realidad no pasaba nada y que le quería mucho. La reacción al saber que, tal día como hoy y contra todo pronóstico, el muy atorrante iba a salir de aquello, la recuerdo como de agradecimiento. Por no dejarme desamparado con mi propia necedad. Y después por darme la oportunidad de compartir con él todos estos años tantas cosas y tan buenas. Como decía la cabecera del programa del gran Paco Costas, “qué bueno sería contar con una segunda oportunidad”. Pues llegó. Y por eso este día es más importante que un cumpleaños, y no quiero dejar de celebrarlo. Es un tipo brillante, un galáctico, aunque sea (o quizás por eso) del Atlético, pero sobre todo, íntegro.

Ahora que en distancia física estoy algo más lejos, podría decir que le echo un poco de menos, pero no puedo permitírmelo, pensando en cómo podría haber sido todo sin milagro. Y sí tratar de compartir más horas de charlas, risas y proyectos, con unas cervezas de por medio. Siempre sosteniendo la posición, compañero.

domingo, 11 de marzo de 2018

V Concurso de relatos hiperbreves ma non troppo “La siguiente la pago yo”

El Jurado ha fallado. Y no quiere decir que ya ha decidido los premios, sino que debido a dificultades para combinar las agendas de sus miembros, el fallo debe ser pospuesto una semanita. Esperamos poder publicarlo el próximo sábado, día 17 de marzo, muy oportunamente día de San Patricio.

Pedimos disculpas a todos los participantes por este pequeño retraso.

domingo, 18 de febrero de 2018

ALTO DUERO 3/3

      A la entrada de Duruelo de la Sierra nos sorprende el cartel donde se informa que este pequeño pueblo está hermanado con una gran ciudad como es Oporto, y esto es así por ser la primera y la última localidad que atraviesa el Duero. Duruelo poco después de su nacimiento y Oporto en la desembocadura en el Atlántico.

      En la plaza está el ayuntamiento, de buena sillería, al que va adosado el frontón, del mismo tipo de piedra. Al lado está la iglesia de San Miguel, rodeada de una necrópolis medieval con gran cantidad de tumbas antropomorfas excavadas en la roca. Por el resto del casco urbano encontraremos también buenos ejemplos de viviendas de piedra más o menos trabajada.

      Desde Duruelo sale la carreterilla que nos lleva al mirador de Castroviejo, la cual sube paralela a un jovencísimo Duero, que por aquí no es más que un pequeño arroyo camuflado entre inmensos pinares.

      Poco antes de llegar al mirador sale a la derecha una pista de tierra con cartel indicador, inicio de una ruta de senderismo que nos lleva, siguiendo el curso del Duero aguas arriba, hasta su nacimiento, recorriendo su curso más alto, por donde discurre formando cascadas y sifones encajonado entre espectaculares cortados rocosos.

      Una vez en el manantial, señalizado con un cartel donde indica la altitud de 2.160 mts., conectamos con la ruta que viene de la Laguna Negra. Desde aquí ya solo nos quedaría un poco más de subida hasta llegar a la cima de los Picos de Urbión con sus 2.228 mts. Aquí describir la vista se hace complicado, ya que a veces sobran las palabras: simplemente hay que verlo. Hacia el norte se divisa prácticamente toda La Rioja y las primeras sierras del País Vasco; hacia el oeste la Sierra de la Demanda, entre La Rioja y Burgos; hacia el sur toda la provincia de Soria e incluso a lo lejos el Sistema Central; y hacia el este la Sierra Cebollera y restos de sierras que conforman el Sistema Ibérico hasta el Moncayo, ya entre Soria y Zaragoza. Lo dicho, no hay palabras, hay que verlo.

    Situándonos de nuevo en el desvío de la pista de tierra, seguimos la carretera para, poco después, llegar al parkin de Castroviejo. Un pequeño paseo andando nos lleva a Cueva Serena, un precioso salto de agua que cae por encima de una roca, y que en época de lluvias o nieves adquiere su máximo esplendor. Luego, de vuelta al parkin, nos adentramos de lleno en Castroviejo, un área recreativa con fuente y merenderos salpicada de grandes rocas con curiosas formas, una especie de "ciudad encantada", que tiene un mirador natural dotado de una barandilla protectora para evitar caídas, situado en lo alto de un pedrusco al que se sube por unas escalerillas. Desde aquí las panorámicas son increíbles, alcanzando la vista una gran área geográfica montañosa cubierta de pinares, con los núcleos urbanos de Duruelo y Covaleda incrustados entre ellos.

      Y aquí, subidos al Mirador de Castroviejo, contemplando estas maravillosas vistas de la Tierra de Pinares soriana, concluimos esta ruta por el Alto Duero.

Soria: si ya te quería, 
al ver el Alto Duero, 
más te quiero todavía,
y te digo que por ti me muero.


Pico Urbión


Plaza de Duruelo de la Sierra


SALUDOS

EL RURAL

domingo, 11 de febrero de 2018

ALTO DUERO 2/3

      Bajando ya en coche por el valle del río Revinuesa, podemos visitar la Casa del Parque de la Laguna Negra y Circos Glaciares de Urbión, donde veremos unas interesantes instalaciones que nos ayudarán a comprender, conocer e interpretar mejor estos espacios naturales.

    Una vez en Vinuesa vamos a disfrutar de uno de los pueblos más bellos de Soria, tanto por su arquitectura como por su entorno natural, rodeado de altas montañas cubiertas de pinar, y bañado por el río Revinuesa, que desemboca aquí en el Duero en el enorme embalse de la Cuerda del Pozo, el primero que retiene sus aguas tras su nacimiento.

      Paseando por sus calles veremos un buen elenco de casas rústicas de piedra de sillería, muy señoriales, algunas blasonadas, con grandes balconadas de madera y arcos de medio punto en las entradas. La plaza conocida como La Plazuela presenta un bonito rollo en medio, y en la Plaza Mayor está el magnífico ayuntamiento coronado por un gigantesco blasón, y la iglesia de Nuestra Señora del Pino con su espadaña-campanario, que además es preciosa por dentro.

    Paramos ahora en el pequeño y bonito pueblo de Molinos de Duero, con casas de piedra menos trabajada que en Vinuesa, pero no menos hermosas, coronadas algunas con la chimenea tronco-cónica típica de esta zona. Junto al por aquí joven río Duero se encuentra el lavadero, bien conservado y con buenos pilones.

    Aquí, antes de seguir el curso del Duero aguas arriba, nos vamos a desviar en dirección a Abéjar para, después de cruzar un brazo del embalse de la Cuerda del Pozo por un largo puente, llegar a otro espacio natural de los más visitados de la provincia: la Playa Pita. Se trata de una extensa zona de baño ubicada en el pantano, con arena de playa, salpicada de roquedos, rodeada de grandes pinares, con merenderos, restaurante y embarcadero, muy, muy concurrida en verano. La extensión de playa, lógicamente, es mayor o menor en función del nivel de agua del embalse: en época de lluvias llega a desaparecer anegada, pero durante el estío suele haber bastante espacio para bañistas y visitantes.

      Volviendo de nuevo a Molinos, cogemos la carretera de Covaleda para seguir ya todo el tiempo el curso del Duero hasta su cabecera, y enseguida llegamos a Salduero, donde veremos también buenas casas de piedra, algunas con entramado de madera en plantas altas. Destaca también en esta localidad la bonita y arreglada piscina natural sobre el Duero, con sus escaleras de acceso al agua y sus orillas con playa de hierba. Poco más abajo hay un bello puente medieval de piedra de cinco ojos y contrafuertes.

      Seguimos remontando el Duero y poco antes de llegar a Covaleda, junto a la carretera, veremos otro bonito puente medieval de piedra con arco apuntado en un bello entorno de ribera.

      Una vez en Covaleda nos encontramos un pueblo de arquitectura más diversa que en los anteriores, donde destaca el señorial ayuntamiento lleno de ventanas con arcos de medio punto y reloj, blasón y campana en lo alto. También la iglesia de San Quirico y Santa Julita con su alto campanario.

      A las afueras podemos llegar, bien en coche o bien andando en un agradable paseo, hasta el alto donde se encuentra la ermita de San Cristóbal, donde tenemos unas preciosas vistas panorámicas de todo el pueblo y su entorno natural de extensos pinares.


Puente de Soria en Covaleda


SALUDOS

EL RURAL

... / ...
Licencia Creative Commons
La siguiente la pago yo por Rick, Diógenes de Sinope y Albert se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.