miércoles, 9 de junio de 2021

Primer Premio del VII Concurso de relatos hiperbreves ma non troppo “La siguiente la pago yo”

 


LA CITA

 Él

La cita ha sido un desastre.

Es más guapa en persona que en las fotos y me ha parecido simpática.

Y el caso es que al principio todo ha ido bien: nos hemos saludado cordialmente con un par de besos y nuestras miradas se han encontrado. Pero luego, en el bar…

Creo que no le he gustado nada, nada en absoluto. Rehuía mi mirada, no hablaba, no sonreía y ni siquiera abría la boca.

¿Pero qué es lo que no le ha gustado? ¿Mi ropa?, ¿mi altura?, ¿mi aliento? No lo sé, pero ha sido algo. Está claro que soy un desastre y jamás tendré una relación en condiciones.

 

Ella

Ya es mala suerte, con lo que me gustaba… En la primera cerveza me he tragado el diente.


viernes, 4 de junio de 2021

Segundo Premio del VII Concurso de relatos hiperbreves ma non troppo “La siguiente la pago yo”


 

                                                                ELISA

Quieto en una esquina, tras el telón y a oscuras, escucho cómo el murmullo de la multitud se hace cada vez más intenso. Ya es la hora.

Mientras vuelvo a repasar en mi mente la primera estrofa, me pregunto si todavía llevará flequillo. Si aún le darán miedo las avispas. Si seguirá viviendo en Madrid. Si esta noche habrá venido al concierto.

Suenan las primeras notas de la canción, se encienden las luces y explota el rugido de más de 60.000 personas que saltan con los brazos en alto y hacen temblar el estadio.

Más de ocho años después, mi pasado desnuda un caramelo cuyo sabor nadie imagina tan amargo.

Cruzo el escenario con paso firme, mi voz se abraza a una melodía que comienza a recordar el día que la conocí y por dentro no dejo de repetirme que debería salir a buscarla y pedirle perdón.

martes, 1 de junio de 2021

Tercer Premio del VII Concurso de relatos hiperbreves ma non troppo “La siguiente la pago yo”



EL PELIGROSO USO DEL SOMBRERO

 

Estornudó con fuerza y en el pañuelo quedó su nariz.

Debió correr hacia el espejo del baño para poder acomodarla en su exacto lugar, no fue sencillo pero logró adherirla con presteza.

Ese fue el primero de los indicios de que algo no andaba del todo bien.

Al mes siguiente, con el episodio superado por la contingencia diaria, al descalzarse, su pie izquierdo quedó atrapado dentro del zapato acordonado marrón. La reinserción a la pierna fue menos trabajosa que la incrustación de la nariz. Por las dudas aquella noche durmió con los zapatos puestos.

Comenzó a meditar cada acción que desarrollaba para impedir desacoples y temiendo por la pérdida de algún fragmento de su anatomía. Pero era imposible controlar todo, empezó a tomar conciencia de la cantidad de movimientos diarios que se realizan automáticamente sin previa reflexión. Para evitar males mayores consideró fundamental dejar de usar sombrero.

Cada día el problema tendía a agravarse.

Doble esfuerzo le costó encontrar los anteojos que se llevaron pegados los dos ojos, y no fue fácil recuperar los dedos que salidos del guante repiqueteaban en el piso del autobús.

El peine se quería quedar con todo su pelo y los dientes se fijaban a las cerdas del

cepillo.

Al intentar saludar al médico notó que su brazo derecho había quedado colgado, junto con su saco, en el perchero de la sala de espera.

Un extraño virus, opinó el doctor y le recetó goma de mascar y bebidas cola.

El episodio más desagradable lo llevó a la cárcel al ser acusado de exhibición obscena al salir de un baño público. Luego de este bochornoso incidente se volvió radicalmente obsesivo en el control de cada una de sus acciones. Sin embargo, a pesar de sus precauciones, nunca pudo saber en qué imperceptible movimiento perdió la cordura.

 

lunes, 31 de mayo de 2021

Fallo del VII Concurso de relatos hiperbreves ma non troppo “La siguiente la pago yo”

Todos los santos tienen octava, más vale tarde que nunca, no por mucho madrugar amanece más temprano, no hay mal que cien años dure, estación perezosa nunca fue viciosa, quien buen ajo planta, buen ajo arranca. Gracias por la paciencia.

Después de esta temporada extraña y trabajosa, el Ilustre Jurado del VII Concurso de relatos hiperbreves ma non troppo “La siguiente la pago yo” ha fallado. Tomad esta afirmación como queráis.

Lo que es seguro es que ha decidido los premios del concurso, que han recaído en los siguientes relatos y autores:

1er  Premio del VII Concurso de relatos hiperbreves ma non troppo “La siguiente la pago yo” para el relato titulado La cita, escrito por Mari Luz Sánchez Pareja.

2o Premio del VII Concurso de relatos hiperbreves ma non troppo “La siguiente la pago yo” para el relato titulado Elisa, escrito por Jorge Cappa Fernández.

3er Premio del VII Concurso de relatos hiperbreves ma non troppo “La siguiente la pago yo” para el relato titulado El peligroso uso del sombrero, escrito por Gustavo Eduardo Green.

Enhorabuena a los agraciados. Sus relatos serán publicados en estos días para que todo el mundo pueda disfrutar de ellos.

Agradecemos infinitamente a todos los participantes su generosidad por compartir sus trabajos en este humilde concurso, y animamos a los que no han ganado a que sigan escribiendo, que es una de las cosas que dan sentido a la vida.

Muy a nuestro pesar esta edición no haremos acto de entrega de premios. Aunque la situación pandémica a día de hoy es esperanzadora a pesar de tanto incapaz, creemos que no merece la pena exponer a nadie a ningún riesgo. Ojalá que la próxima edición podamos volver a hacer lo que más nos gusta, además de leer y escribir, que es compartir unas cervezas con nuestros amigos mientras entregamos los premios y leemos los relatos. Entretanto, leed, escribid, bebed, amad, vivid.

 

domingo, 25 de abril de 2021

Aplazamiento en el fallo del VII Concurso de relatos hiperbreves ma non troppo “La siguiente la pago yo”

Queridos amigos,

por diversas circunstancias el Jurado del VII Concurso de relatos hiperbreves ma non troppo “La siguiente la pago yo” no va a poder emitir un fallo en la fecha prevista en la bases.

El Jurado sigue trabajando con denuedo, pero os comunicamos que la resolución no será el 30 de abril, y la nueva fecha prevista es el 31 de mayo.

Esperamos que no haya más retrasos, y aprovechamos para dar las gracias a todos los participantes, por su generosidad y su paciencia.



lunes, 19 de abril de 2021

Palo y Astilla, de Antonio Ortuño Casas y Adrián Ortuño Güendell

Nuestro amigo Antonio Ortuño es un habitual de los relatos cortos, y en este blog ya nos hicimos eco de anteriores obras suyas.

Ahora publica un nuevo libro en un registro distinto acompañado de su hijo Adrían. Todo un desafío.

Con el día del libro a la vista, esta es una magnífica opción para celebrarlo.

Este y los anteriores los tenéis disponibles en los siguientes enlaces:

https://www.universodeletras.com/PALO-y-ASTILLA-------.htm 

https://aortunoc.wixsite.com/antusas/libros



PALO y ASTILLA

Antonio Ortuño Casas y Adrián Ortuño Güendell, 2021

Universo de letras, 272 páginas.

 

sábado, 10 de abril de 2021

Radio Valle Onda Navalacruz, o donde estén las cosas artesanas que se quiten las cadenas de montaje...

 



La vida, que es muy facinerosa, te va organizando emboscadas a cada paso que das. De algunas sales indemne, de otras sales con más arañazos que Messala en Ben-Hur y las hay que te dejan jodido pero de verdad. Pero de todas sales más viejo, de casi todas más gordo y, por excepción, en algunas menguas de estatura y creces como persona. Lo que suele pasar gracias a individuos como el de la foto. El galán con gafas. El otro soy yo.

Ese sujeto, de nombre David, me salió al asalto con otros dos compinches, una tal Begoña y un tal Nacho, hace unos pocos de años. Y me desvalijaron de risas y de afectos, y me dieron, y me siguen dando, lecciones de casi todo lo bueno.

Luego vino la vida, la muy trapacera, y nos barajó como naipes, y salimos de viaje con destinos diferentes, pero sin perder el roce, que es lo que hace el cariño.

Pero como la golfa de la vida es más caprichosa que una influencer en una clínica de cirugía estética, nos hemos vuelto a encontrar a la vuelta de otra esquina, vueltos y esquinaos pero reconocibles.

El caballero toca la corneta y la vuvuzela, juega aceptablemente al mus, bebe cerveza con criterio, es adorador de perros y de niños y se expresa en un castellano ortodoxo que se va perdiendo entre las tinieblas de los que hablan en  inclusivo y escriben en guasap. Lo mismo se baila la de "soy una taza" que relata las aventuras de un bandido abulense. Y nunca reniega de sus raíces ni de sus familias, sean de sangre o de amistad. Si tendrá categoría que conserva un mote en estos tiempos en que a los niños los bautizan Kevincosner de Jesús, no digo más. Como prueba de todo lo anterior baste decir que tiene una C-15, el muy tunante. Está todo dicho.

Es de posaderas nerviosas, un culo inquieto, vamos, y anda siempre maquinando como dar sabor a este tránsito que es la existencia, con esa sonrisa de pícaro como excusa absolutoria.

Y la última que se le ha ocurrido es hacerse locutor, y guionista, redactor, productor ejecutivo y reportero intrépido,  de una emisora de radio que si la pilla don José Luis Sáenz de Heredia hace la segunda parte de "Historias de la radio" y se lleva un Óscar.

En esa frecuencia se escucha palpitar la tierra. La suya. Esa tierra castellana que sobrevive a las redes sociales, a la desfachatez de las mentiras en los tiempos del "vale todo", a la pedantería de los académicos de título, a la ñoñería de los urbanitas soberbios, a la desfachatez que vive de vender la intimidad. Castilla La Vieja en estado puro,  Castilla por fortaleza y Vieja por experiencia.

Ese es el terreno donde siembra historias don David, y brota cultura. No de esa de tertuliano marisabidillo ni de profesores Siesta que imparten lecciones leyendo libros que no comprenden. De la de verdad. De la que fabrican los pueblos y las gentes cada día, la que surge de las tradiciones antiguas y de lo inmediato que pasa y se vivencia. Esa cultura que hace identidad y que está en las experiencias cotidianas, en las casualidades portentosas, en los acentos de los lenguajes y en las costumbres que arraigan a los seres humanos. Arturo y un botellín enseñan más que todos los politólogos del mundo juntos.

Para contar todo esto, y dado que tiene menos vergüenza que un gato en una matanza, se pone el disfraz de Matías Prats padre, que tan importante es lo que cuentas como la forma en que lo cuentas, y suena a la vez a fresco del día y a viaje en el tiempo.

Sin más preámbulos, que soy muy pesado, aquí os dejo el primer enlace de su emisora, Radio Valle, Onda Navalacruz, que, no podía ser menos, habla de pan y de vino, como Marcelino, que con esas cosas se anda el camino. De tierra, de uvas y de trigo y de olores de madrugada de día feriado. Para escucharlo sin prisa y paladearlo sin pausa. Y los siguientes serán igual de deliciosos y algunos con sorpresa.

En fin, como diría el Bicicleta, que Dios os bendiga.

¡Te recomiendo que escuches este audio de iVoox! primer podcast radio valle onda Navalacruz https://go.ivoox.com/rf/6174934

7
Licencia Creative Commons
La siguiente la pago yo por Rick, Diógenes de Sinope y Albert se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.